¡¡PROMOCIONES ENERO!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Trastornos de la Conducta Alimentaria

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son problemas de conducta serios. Engloban varias enfermedades  que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, pero que consisten en una amplia gama de síntomas entre los que prevalece un miedo intenso a ganar peso, alteración en la imagen corporal, que pueden venir acompañados de conductas compensatorias (vómito auto-inducido, uso de laxantes-Diuréticos, ejercicio extremo…).

 

Los principales tipos de trastornos son:

 Anorexia nerviosa:

Consiste en restringir la ingesta en relación con lo convencional. Tener miedo inmenso a ganar peso o convertirse en obeso y una alteración en la imagen corporal. Pueden darse conductas como vómito auto inducido y uso de laxantes

Bulimia nerviosa:

Consiste en episodios recurrentes de atracones (comer en un periodo corto de tiempo una cantidad de comida superior a lo que comerían individuos en el mismo periodo y bajo circunstancias semejantes) y sensación de ausencia de control.  Y conductas compensatorias inapropiadas dirigidas a prevenir la ganancia de peso. (vómito, laxantes..)

Trastorno por atracón:

Consiste en episodios recurrentes de atracones. Y de forma asociada, se puede dar también, comer más rápido, comer hasta sentirse desagradablemente lleno, comer grandes cantidades de comida sin hambre, comer a solas por sentimiento de vergüenza acerca de cómo se está comiendo, sentirse a disgusto con uno mismo, culpabilidad o depresión después del atracón y malestar al recordar los atracones.

 

¿Cuándo puedo estar teniendo un TCA?

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener trastornos de la alimentación, pero esta tendencia poco a poco va cambiando, y nos encontramos con muchos casos de hombres que también sufren este tipo de trastorno, por lo que no debemos pensar que es un “problema de ellas” y hay que prestarle la misma atención ante la mínima sospecha. Suelen comenzar en la adolescencia y con frecuencia se presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas.

Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas serios de salud asociados (corazón, riñones, piel…) por ello es fundamental obtener ayuda a tiempo.

Como en cualquier trastorno, pero estos de manera especial, es importante atajar estos problemas de raíz.

El tratamiento, incluye supervisión, terapia psicológica, asesoramiento nutricional y, algunas veces, medicinas.

 

¿Qué puedo hacer si pienso que puedo estar  teniendo un TCA?

PIDE AYUDA.

  • Si sientes que has empezado a “tontear” con la alimentación y ves que se te está escapando de las manos.
  • Si ves comportamientos en algún familiar que te parecen raros.
  • Si ves, escuchas a algún compañero que te habla de su preocupación por el peso o está adoptando conductas que te parecen sospechosas de posible enfermedad.

 

PIDE AYUDA. No dudes en pedirla nunca. Mejor hacerlo que llegar tarde.  Normalmente es la familia quien alerta de los primeros síntomas de un TCA. En los últimos años estas enfermedades son más frecuentes y hay un aumento preocupante de casos nuevos. Hay que estar pendientes de cualquier cambio significativo que se observe en la conducta de los hijos, la pareja o quien tengamos sospecha de que pueda estar iniciando conductas de riesgo para su salud. Muchas veces son los propios amigos, o compañeros de clase los que advierten en la escuela o la familia. Cambios en los gustos a la hora de comer, no querer comer en público, saltarse comidas, ejercicio excesivo, visitas “extrañas” al baño… pueden ser señales de que algo no marcha bien.

 

Desde Psicología SÍ, hemos ayudado a jóvenes a poner fin a un pequeño tonteo que podría haber derivado en un problema serio de salud. Por eso, alertamos, que a la mínima sospecha, es necesaria la orientación de un profesional. El apoyo profesional, facilitará que la persona que está sufriendo la enfermedad, así como a sus familiares, obtengan el sostén y los recursos necesarios para ayudar a su ser querido.  Y por supuesto, ofrecer alternativas saludables. Se trabajarán temas tan importantes como: la autoestima, la imagen corporal, estilos de afrontamiento… Que unidos a una dieta saludable y ejercicio permiten que la persona se encuentre feliz con su cuerpo y su peso, y sobre todo lo haga de forma sana y saludable.

 

 

 

Nuevas Tecnologías en Menores

¿Qué es razonable y qué no? ¿En qué momentos? ¿Bajo qué situaciones?

Seguramente muchos de vosotros os habréis encontrado ante el interrogante de saber cómo, cuándo y qué hacer con nuestros hijos ante las nuevas tecnologías.

No es extraño ver a niños de 2 años con el móvil de los papis haciendo puzles de animales mientras ellos toman un café, o a un grupo de adolescentes en un parque cada uno de ellos mirando su teléfono móvil a pesar de estar rodeados de sus amigos. Pero… ¿eso es malo? Acaso los puzles no son educativos? ¿NO podemos contestar un WhatsApp a un amigo que no está? ¿Les va a causar algún problema? ¡Todos lo hacen!

La pregunta que me gusta realizar a los padres que se enfrentan a estos interrogantes es: ¿Dejáis a vuestros hijos pequeños jugar al móvil, ipad, wii, etc.. Por ellos? ¿O por vosotros? Y con los adolescentes.. ¿Realizamos un control del uso que hacen? ¿Sabemos a qué contenidos están accediendo? Reflexionemos

NO debemos de olvidar que las tecnologías están presentes allá donde estemos. Y este dato no es ajeno para nadie. Los niños ven a sus padres todos los días con sus teléfonos, hasta que un día descubren que ese teléfono también tiene algo que a ellos les gusta.

Los niños “más” mayores, ya tienen que tener tecnología cerca para estar “al día”, para no quedarse fuera de su círculo de amigos. (Les guste más o menos).

Por ello, vamos a mencionar los beneficios y los inconvenientes de la tecnología en los menores y controlar una serie de aspectos para estar alerta sin prohibir el uso de ella.

Beneficios de las tecnologías

  • Disponen de gran cantidad de contenido para diversión y entretenimiento.
  • Ciertos juegos, estimulan la coordinación, atención, memoria
  • Facilitan la comunicación
  • Facilitan las relaciones entre jugadores
  • A través del móvil, actuación rápida en caso de emergencia
  • Independencia
  • Permiten disponer de mucha información en tiempo real.

Inconvenientes

  • Riesgo de aislamiento e incomunicación (Los niños se unen a los aparatos)
  • Pérdida de tiempo de juego en otras actividades de ocio y otras actividades más constructivas.
  • Pérdida de la noción de tiempo
  • Riesgo de acceso a materiales no adecuados por su contenido.
  • Información sesgada o falsa.
  • Consumismo (fundas, logos, aplicaciones…)
  • Favorece la conducta egoísta.
  • Problemas oculares, fatiga.
  • Favorece el sedentarismo.

Qué recomendamos desde Psicología :

  • Retrasar el inicio de uso lo máximo que se pueda.
  • Uso limitado (los móviles y otras tecnologías, fascinan a los menores y puede producirse abuso que afecte al rendimiento escolar, aislamiento, y sedentarismo).
  • Normas (Cómo- cuándo).
  • Límites: No se utiliza en comidas, en horas de estudio, o en actividades que requieran atención (haciendo deporte).
  • Dar ejemplo, intentar usar lo menos posible el móvil en presencia de los hijos. Sobre todo no acceder a contenidos de ocio (Juegos, Facebook, twitter..).
  • Los castigos deben ser justos y claramente explicados.
  • Observar el comportamiento para poder actuar.
  • Favorecer actividades y conductas incompatibles con el uso de tecnología. (Realizar actividades donde NADIE haga uso de tecnología).
  • Búsqueda de ayuda cuando no consigue cambios o considera que tiene un problema.  (Se observa que la tecnología es prioritaria en la vida de la persona, cambios en sus relaciones sociales, aislamiento, cambio de conducta en casa, mentiras para justificar…).

 

Escrito por Silvia García Pujol y publicado en Deceroadoce

 

Vuelta al Cole

Después de casi 3 meses de vacaciones y alejados de la rutina del colegio, el 3 de septiembre nuestros hijos vuelven al cole!

Os presento unos cuantos consejos para que el proceso de la vuelta al cole sea feliz y se adapten perfectamente al nuevo ritmo escolar.

  • Ir paulatinamente volviendo a los horarios escolares. En vacaciones, los niños (al igual que los adultos) cambian sus rutinas de comida y sueño. Y cuando empiezan el cole, deben estar despiertos y atentos. CONSEJO: Al menos una semana antes del inicio del cole, deben empezar a acostarse más pronto, a levantarse antes y regularizar las horas de la comida. NO OLVIDEMOS DISPONER DE TIEMPO SUFICIENTE PARA QUE DESAYUNEN CORRECTAMENTE.
  • Preparar material/ Uniformes. Llega el momento de preparar los libros, mochila, las libretas, estuche, carpetas… CONSEJO: Es positivo que los niños que estrenan sus libros colaboren con los padres (forrar los libros, poner sus nombres…), y preparar el material. El hecho de que ellos puedan estrenar alguna cosa les hará sentirse más cómodos y seguros.En cuanto a los uniformes, probarlos y tener todo listo para evitar sustos de última hora (ha pegado un estirón, ha adelgazado/engordado durante el verano…). Comprobar etiquetas, zapatos, zapatillas de deporte… CONSEJO: Días antes del inicio, pueden preparar la mochila y el material y la noche antes del primer día de clase es recomendable tener lista la ropa que llevarán. De esta forma, la mañana discurrirá más tranquila, será todo más rápido y evitará que lleguen tarde el primer día.
  • Disponer de toda la información del centro. Horarios de apertura/cierre, teléfonos, servicios, uniformidad… Y lo más importante saber los horarios de los primeros días de cole (que en ocasiones difieren del resto del año). CONSEJO: Asistir a las reuniones informativas, comprobar periódicamente la web del colegio y tener buena sintonía con el cole.
  • Dejar que expresen sus miedos. Los niños que empiezan por primera vez el colegio, o aquellos que cambian de cole, se van a encontrar durante muchas horas en un entorno, con profesores y compañeros nuevos. Es lógico que sientan miedo o incertidumbre. Por ello, vamos a animarles a que expresen todo lo que sienten, que se sientan cómodos exponiendo sus dudas y así podremos ayudarles informándoles de cómo va a ser este cambio. CONSEJO: El niño debe saber quién lo acompañará al cole, los horarios en los que va a estar, si se queda o no en el comedor, y si va a realizar alguna extraescolar allí. En ningún caso, les diremos una mentira, (en seguida vengo a por ti, si no lo vas a poder cumplir) o chantajes (del tipo “si te portas bien, te compraré…”” si no lloras…”). Tenemos que enfrentar los miedos hablando con ellos y haciéndoles ver cómo solucionarlo, en ningún caso tapándolos con recompensas para obviarlo. La despedida debe ser rápida y sin dramas. (Aunque el niño se quede llorando), así percibe nuestra seguridad. Si nos ven débiles, el periodo de adaptación será más lento.
  • Cómo llegar al cole. Es importante tener claro cuánto tiempo vamos a invertir en llegar al cole. Si vamos en transporte público, coche o andando, comprobar cuánto tiempo tardaremos y que el niño llegue con tiempo a clase. Si van en transporte escolar conocer bien la parada y el horario.  CONSEJO: Lo ideal es hacer una prueba días antes del inicio del cole.
  • Actividades extraescolares. Hay muchas actividades beneficiosas para los niños, pero también es importante que dispongan de tiempo para el descanso y el ocio, sobre todo los primeros meses después de vacaciones para que el cambio a la rutina escolar sea progresivo. CONSEJO: Planificar con nuestros hijos qué prefieren hacer en su tiempo libre, teniendo en cuenta sus preferencias, gustos y habilidades.
  • No agobiarse con los primeros días. Tenerlo todo a punto, nos ayudará a tener menos cosas fuera de control. No importa que los cambios sean lentos, se irán habituando rápidamente a ellos. CONSEJO: No les agobiemos con preguntas. Lo más probable es que al principio no les apetezca contarnos muchas cosas, pero se irán abriendo a medida que se sientan más relajados. En caso de que esto no suceda así, y sintáis que las cosas “no marchan” siempre podéis contactar conmigo. (por si existe ansiedad por separación, fobia escolar…). Más vale atajarlo cuanto antes.
  • MOTIVACIÓN. Es fundamental que los niños vayan al cole motivados. CONSEJO: Vamos a contarles en positivo todo aquello que sucede en el cole y que a ellos le resulte atractivo. (Excursiones, amigos, aprendizaje) y sobre todo… No nos quejemos nosotros de la vuelta al cole!! (Aunque como padre o madre nos sintamos inmersos en la “depre postvacional”, no lo exterioricemos con los hijos delante). NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO LES CONTAGIARÁ POSITIVIDAD!

 

Escrito por Silvia García Pujol y publicado en Deceroadoce